Los VGA pueden revolucionar las operaciones de producción de alimentos y bebidas

Los vehículos guiados automatizados (VGA) pueden aumentar la seguridad en las plantas, mejorar el movimiento de materiales, asegurar la consistencia y optimizar el seguimiento y la trazabilidad del inventario para una industria que enfrenta importantes cambios y presiones.

Steve Szamocki
Steve Szamocki

La automatización de la planta es esencial, y los vehículos guiados automatizados (VGA) pueden mejorar la seguridad en las plantas y el movimiento de materiales.

La industria de alimentos y bebidas es una de las que vive cambios más rápidos en la actualidad. Las presiones desde el punto de vista de la seguridad, el volumen, los costos de producción y la calidad siguen aumentando, junto con la trazabilidad y la genealogía. Para mantenerse por delante de la competencia y generar resultados económicos, las empresas deben mantener su flexibilidad. La automatización de la planta es esencial, y los vehículos guiados automatizados (VGA) pueden mejorar la seguridad en las plantas y el movimiento de materiales, asegurar la consistencia y optimizar el seguimiento y la trazabilidad del inventario.

Los VGA se han utilizado casi exclusivamente en la industria automotriz durante los últimos 25 años, pero ahora están reemplazando a los montacargas en otras industrias, debido a que las empresas los encuentran más eficientes. Entre algunos beneficios adicionales se encuentran la reducción de los daños al producto, un procesamiento más rentable, una mayor disciplina del personal y la reducción de los incidentes relacionados con la seguridad. Los VGA no son para todas la empresas, pero en las operaciones adecuadas brindan muchos beneficios. Las aplicaciones típicas incluyen el almacenamiento y traslado de materias primas en almacenes, su entrega a las líneas de producción, la recolección y descarga al final de la línea, y la carga y descarga automatizada de vehículos de transporte.

Otra ventaja fundamental del uso de los VGA es que garantizan la seguridad de los empleados. Esto es igualmente importante para el resultado de la integridad y calidad del producto, así como para el éxito de la empresa. Las operaciones estresantes y aceleradas pueden provocar accidentes: los resbalones y las caídas son los mayores riesgos para los trabajadores de las plantas de procesamiento de alimentos. Los accidentes generan no solo pérdida de trabajo, ya que los empleados quedan incapacitados, sino que también pueden tener un impacto financiero en el negocio por motivos de reclamaciones legales y de seguros.

Además, se ha vuelto más difícil ocupar los puestos de los operarios de los montacargas en las plantas ya que menos personas están dispuestas a realizar tareas repetitivas, y resulta más importante para la empresa tener empleados haciendo trabajos que sean más críticos para el resultado final. Los VGA pueden realizar las mismas tareas que los operadores de múltiples montacargas durante varios turnos, ahorrando miles de horas de trabajo. Esta automatización también le ofrece a los procesadores la capacidad de determinar qué funciones añaden valor y requieren que sean realizadas por una persona, para hacer que las demás sean automatizadas.

Los VGA se pueden implementar en muchas áreas de las operaciones de la planta y son preferidos en algunos ambientes menos amigables para el operador, como almacenes frigoríficos y congeladores. Además, permiten a los fabricantes reducir el tiempo invertido en funciones sin valor añadido y proporcionan flexibilidad y optimización en el tránsito del producto a través de la planta.

Los VGA se pueden implementar en muchas áreas de las operaciones de la planta y son preferidos en algunos ambientes menos amigables para el operador, como almacenes frigoríficos y congeladores.

Una empresa empleó por ejemplo dos vehículos automatizados para transportar los sacos de ingredientes desde el almacén hasta las mezcladoras. Los vehículos utilizaron un sistema de guiado —un mapa virtual de la planta— para llevar a cabo su tarea. La implementación de los VGA mejoró la seguridad, el rendimiento y la flexibilidad. El sistema redujo el inventario y el trabajo pendiente. La disponibilidad del rastreo de productos proporcionó retroalimentación a través de los sistemas empresariales existentes para el llenado de pedidos, el inventario de ingredientes y la elaboración de los productos.

Los VGA pueden ser la respuesta para los procesadores que necesitan aumentar la eficiencia operativa, el rendimiento y la calidad, protegiendo al mismo tiempo a los empleados y a la empresa, y potenciando la seguridad del proceso.

Steve Szamocki es vicepresidente ejecutivo de Ventas y Mercadeo de JMP Solutions, miembro certificado de la Control System Integrators Association(CSIA). Para más información sobre JMP Solutions, visite su perfil en Industrial Automation Exchange. Acceda a la evaluación in situ de VGA de JPM, o póngase en contacto con Rob Frappier, director de operaciones de VGA en JMP Solutions.

More in Home